Inicio»Defensor del cliente

Denominación

Canal de Isabel II es la primera empresa española dedicada a la gestión del ciclo integral del agua que cuenta con la figura del Defensor del Cliente, independiente de la línea de gestión de la empresa.

Su creación es una muestra clara del convencimiento y la firme creencia de la empresa por mejorar la atención y el servicio que presta a sus clientes, ofreciéndoles una oportunidad más para que se analice y estudie su caso nuevamente y puedan solventar aquellos desacuerdos que no hayan sido resueltos por la vía ordinaria.

Su importancia, pues, radica en el contenido de su función primordial, que es la defensa y protección de los derechos e intereses que asisten a los clientes en su relación con la empresa. Para ello, opera a través de un sistema de gestión centrado en la realización de propuestas de actuación a las Unidades; la propuesta de resoluciones, en última instancia, sobre las reclamaciones de los clientes o la presentación de recomendaciones y propuestas a la empresa para mejorar la calidad del servicio y acercarse a las expectativas de los clientes.

Todas las actuaciones del Defensor del Cliente se rigen por los principios de autonomía, equidad y justicia, poniendo especial énfasis en que las relaciones entre los clientes y la empresa se desarrollen conforme a la buena fe y ofreciendo, con su intervención, mayor confianza al cliente, que ve la posibilidad de revisar sus pretensiones desde una perspectiva distinta.